Mas allá de que estamos atravesando la era del papel y la era digital con tranquilidad y buen provecho, el libro sigue teniendo en este tiempo ese carácter permanente , de que lo escrito, escrito está.